HIFU

Técnica de rejuvenecimiento facial

HIFU (High-Intensity Focused Ultrasound) es un tratamiento que consiste en la aplicación de ultrasonido (vibraciones a una frecuencia superior a las audibles) para destruir algunas células. 

La destrucción se produce a través de una alta temperatura y no daña los tejidos colindantes. Este tratamiento cuenta con la aprobación de la Agencia Americana del Medicamento y se está utilizando también con fines médicos, principalmente en el tratamiento de tumores. 

No es un procedimiento nuevo, ya que lleva investigándose en Estados Unidos desde los años 50. Sin embargo, es ahora cuando se ha popularizado su uso como tratamiento de belleza y está teniendo una gran aceptación.

Se emplea fundamentalmente para reducir arrugas, líneas de expresión, adiposidad localizada y tensar la piel.

Beneficios del HIFU

  1. Elimina las arrugas
  2. Rejuvenece la piel
  3. Atenúa las patas de gallo
  4. Puede usarse en cualquier tipo de piel, sin causar lesiones ni molestias.
  5. No es fotosensibilizante, así que puede aplicarse en cualquier época del año.
  6. No daña tejidos adyacentes a la zona tratada.
  7. Ofrece mejores resultados que la radiofrecuencia, pues mejora la piel a largo plazo y trabaja en cada uno de sus estratos.
  8. Da resultados muy similares a los ofrecidos por procedimientos quirúrgicos, puesto que puede eliminar arrugas en ojos, boca y frente de manera manual.
  9. Minimiza las marcas de expresión que denotan envejecimiento, debido a la regeneración de colágeno y elastina, de manera natural.
  10. Destruye de forma definitiva los adipodicitos, por lo que elimina grasa permanente en abdomen, brazos, glúteos, piernas y cintura, previendo, además, la flacidez en el contorno corporal.
  11. Para la aplicación corporal se requiere de pocas sesiones, basta con unas 3 para conseguir el resultado deseado. Sus efectos son duraderos. Para la aplicación facial se requiere una sesión cada 6 meses a un año y perdura hasta dos años o más si se cuida adecuadamente la piel.

El HIFU es indicado para:

  • Personas con flacidez de piel leve o moderada, en un rango de 30 a 60 años.
  • Pacientes con mayor grado de flacidez que no quieren o no pueden recurrir a una a cirugía.
  • Individuos con las cejas caídas, flacidez en las mejillas, región mandibular y cuello.

Comparte nuestra información...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email
error: ¿Necesitas algo? Contáctanos | www.guiaconsultiva.com